Eole Pulecantos

banner-INALCO-FOCUS-PIEDRA
Cargando...
Usted está aquí:  Home  >  Arquitectura  >  Artículo actual

Adiós a la arquitecta neoyorquina Judith Edelmand defensora de las mujeres en la arquitectura

Por 

    Print       Email
BANNER_TERRA_BYCUPASTONE

La arquitecta neoyorrquina Judith Edelman falleció a los 91 años de edad el 4 de octubre en su casa de Manhattan. Fue pionera en su profesión y una gran defensora de las mujeres en la arquitectura.

En palabras de su hijo Joshua Edelman: “Diría que aportó a la arquitectura, durante 68 años de intensa actividad profesional, una estética y un estilo que combinaban de una forma muy sutil e ingeniosa la belleza y el disfrute práctico de los espacios. Y esto igualmente en viviendas de lujo o de protección oficial y en edificios públicos de muy variado cometido. Esta forma de ver la vida y de practicar la arquitectura lo forjó junto a mi padre, Harold Edelman, también arquitecto”.

Ha dejado un legado que incluye el diseño de la vivienda para los necesitados, clínicas de salud y otros edificios en la ciudad de Nueva York, así como la redacción de muchos estudios de planificación respetados.

En la convención nacional del Instituto Americano de Arquitectos en San Francisco, Judith Edelman presentó datos que mostraban que solo el 1,2 por ciento de los arquitectos registrados en los Estados Unidos eran mujeres. Solamente los mineros y siderúrgicos de carbón, como ella sugirió, tenían el mismo porcentaje. Y se puso manos a la obra para que la situación cambiara.

19-Edelman-Obit-superJumbo
Judith Edelman no tardó en ser conocida como “Dragon Lady” en la sede de la AIA en Washington y a principios de la década de 1970, cuando el feminismo desafió muchas instituciones, alzó la voz para señalar que las mujeres eran mucho menos propensas a estar en las escuelas de arquitectura o ser socias de las empresas que los hombres, y que se les pagaba menos.

En 1971, la señora Edelman se convirtió en la primera mujer elegida para el comité ejecutivo del Instituto de Nueva York, con el objetivo de persuadir a lo que ella denominaba “el club exclusivo del caballero” para elevar a las mujeres. Ella también luchó por el cambio desde fuera de la profesión, ayudando a la Alianza de Mujeres en Arquitectura en 1972.

En el diseño de los edificios, la señora Edelman tuvo un claro éxito. La firma empezó su andadura de la maano de su esposo y construyó más de 1.500 unidades de apartamentos y empresas comerciales entre el Manhattan y Williamsburg Bridges; ideando una manera de preservar las fachadas de nueve casas de piedra en el Upper West Side dar forma a un único edificio de múltiples unidades, donde Jackie Robinson fue uno de los primeros residentes; restaurado el teatro La MaMa, en el Lower East Side; y construido muchos proyectos de vivienda asequible. Ganó premios del Club de la Ciudad de Nueva York, la Sociedad Municipal de Arte y el Instituto Americano de Arquitectos.

Su gran causa feminista le ha ido tan bien. Aunque las mujeres representan la mitad de todos los graduados de las escuelas de arquitectura de América, que representan sólo el 20 por ciento de los profesionales con licencia y una proporción aún menor de los socios en las empresas, de acuerdo con el blog de la Fundación Beverly Willis Arquitectura, que narra el pasado de la mujer y las contribuciones actuales a la industria.

Judith Deena Hochberg nació el 16 de septiembre de 1923 en Brooklyn. Su fascinación infantil por los edificios y su especial sensibilidad sobre el espacio ser convirtió en el deseo de convertirse en un arquitecto después de yba visita a la oficina de un arquitecto ccuando estaba en la escuela secundaria. El deseo solidificó cuando una lesión le impidió bailar, otra de sus pasiones.

En 1947, se casó con Harold Edelman, y pasó un año viajando por Europa con una beca que había ganado de Columbia. Después de regresar a los Estados Unidos, formaron una asociación con Stanley Salzman, que había trabajado con Walter Gropius, un gigante de la profesión que fundó la escuela de arquitectura Bauhaus. El señor Salzman dejó la firma en 1979 y murió en 1991.

El señor Edelman murió en 1999 Además de su hijo Marc, la señora Edelman le sobreviven otro hijo, Joshua- pianista de jazz afincado en Bilbao director de la escuela Bilbao Jazz Cultural Theatre-; su hermana, Joan Gitlow; ocho nietos; y dos bisnietos.

“Era una devota de su familia, una persona enormemente talentosa y polifacética: además de su carrera de bailarina con la compañía de Martha Grahame, apasionada del mar y de la natación, deportista empedernida que ejerció sin parar hasta los ochenta y muchos años, cocinera, ávida lectora, amante de la música clásica y el jazz y viajera incansable. Había estado por todos los países de Europa, amaba especialmente Francia e Italia y había viajado dos veces a China. Conocía Cuba también. De hecho estaba preparando un viaje a España para estas navidades, solía venir todos los años desde 1980”, describe su hijo Joshua Edelman.

Judith en estos últimos tiempos gozaba de una lucidez y un buen humor envidiables, se extrañaba un poco de haber llegado a tan avanzada edad y citaba a Harold que decía de ella “She ain’t no butterfly” (Ella no es ninguna mariposa).

600X100 kIMROCK
    Print       Email
BANNER-ENERO-2020-ALARGADO
Banner 900x200 silica
neolith-focus-piedra-120x600  
http://www.insemactools.es/