900x100 dekton

Eole Pulecantos

600x900-inalco
Cargando...
Usted está aquí:  Home  >  Noticias  >  Entrevistas  >  Artículo actual

Luis Díaz: “El incremento de la dosis de sílice recibida supone una mayor probabilidad de contraer silicosis”

Por 

    Print       Email
BANNER_TERRA_BYCUPASTONE

Luis Díaz, director general del Instituto Nacional de Silicosis, es ingeniero de Minas e ICCP, además de Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Durante su carrera profesional ha trabajado en los sectores de la construcción y obras subterráneas, y desde el año 2017 dentro del ámbito sanitario, en el Instituto Nacional de Silicosis. Le entrevistamos para conocer los últimos datos sobre silicosis en el sector y su valoración sobre la nueva directiva europea -pendiente de transponer en España-, que exige niveles de exposición más altos que los vigentes en nuestro país, entre otros asuntos.

lUIS-INS

Luis Díaz, director general del Instituto Nacional de Silicosis.

¿Qué número de casos de silicosis detectados relacionados con la exposición a sílice en canteras y marmolerías en España manejan actualmente?
El Instituto publica anualmente el número de nuevos casos de silicosis y neumoconiosis diagnosticados por el servicio de neumología ocupacional en su labor asistencial y de emisión de informes para diversas administraciones. Esta cantidad no se corresponde necesariamente con el total de casos declarados en nuestro país, si bien puede ser un buen reflejo de lo que está sucediendo a nivel nacional, al menos en cuanto a las tendencias observadas. El número total de casos de trabajadores de canteras (incluyendo en ellos minerales industriales, áridos y roca ornamental, entre otros) más los de marmolerías, detectados durante el pasado año, está en torno a los doscientos. En los últimos años este tipo de actividades ha pasado a ser el origen principal de los pacientes de la institución.

¿Cuáles son las principales diferencias en cuanto a número a nivel de exposición en canteras y en marmolerías?
La diferencia en cuanto al número de nuevos casos registrados por el Instituto entre ambos sectores es sustancial, si bien existen ciertos condicionantes que desaconsejan la comparación entre ambos. Por un lado, el número de empleados en uno y otro sector difiere en gran medida, siendo notablemente mayor los ocupados en el conjunto de lo que podemos considerar canteras que en el de las marmolerías. Además, la propia historia del Instituto, estrechamente ligado al sector minero, así como la proximidad geográfica con diversas zonas donde la ocupación en este sector es muy importante, provoca el que desde éste se reciban una gran cantidad de pacientes en las institución, siendo manifiestamente menor, motivado también por su mayor dispersión geográfica dentro del territorio nacional, el número de personas que acuden a nuestro Instituto ocupadas en marmolerías.

España es el país con mayor cantidad de trabajadores y trabajadoras expuestos a la inhalación de sílice cristalina respirable con un 26,8% del total de la Unión Europea, una cifra que ha experimentado un acusado repunte en los últimos años. ¿Seguirá aumentado esta cifra?
Hemos de tomar la cifra de trabajadores expuestos que el informe de la Unión Europea proporciona con las oportunas reservas, ya que este dato proviene de un documento realizado en una época en la que el modelo productivo de nuestro país era diferente del actual, con mayor actividad en el sector de la construcción. Es cierto que el número de personas expuestas en nuestro país es importante y también el porcentaje dentro del total europeo, si bien la reducción de ocupados que se vivió en el sector anteriormente mencionado ha conllevado también una disminución el número de personas en contacto con el agente. A priori, este número debería reducirse aún más teniendo en cuenta la primera de las premisas que se ha de seguir a la hora de aplicar los principios preventivos en cuanto a un producto cancerígeno, y esta es la sustitución del producto. Pero no hemos de olvidar que existen determinados puestos de trabajo donde, por su propia naturaleza, no es posible llevar a cabo esa sustitución. Por todo esto entiendo que sería complicado aventurar una tendencia en cuanto al número de personas expuestas.

En enero finalizaba el plazo para que España hiciera la transposición de la Directiva Europea 2017/2398 relativa a la protección de los trabajadores a la exposición a agentes carcinógenos que incluía la sílice cristalina y establecía un VLA-ED de 0,1 mg/m3. ¿Es una contradicción que Europa exija niveles de exposición más altos que los vigentes en algunos países como es el caso de España donde el valor máximo es 0,05 mg/m3?
La Directiva fija unos valores máximos los cuales han de cumplir todos los países miembros, si bien no impide que cada uno de ellos legisle un valor límite inferior al umbral exigido. Este es un caso más de las diferencias que, a pesar de los esfuerzos que la Unión Europea lleva a cabo, aún existen entre sus estados miembros, las cuales provocan que el valor máximo propuesto por la Directiva sea, en algunos casos, inferior al vigente en la actualidad en el país y en otros, como ocurre con España para los sectores no incluidos dentro del Reglamento General de Normas Básicas de Seguridad Minera, superior al contemplado por la normativa. Precisamente, siendo conocedores de esta descompensación aún existente entre los diferentes territorios, la Directiva deja abierta la regulación a la baja de este valor límite máximo propuesto dentro de cada uno de los países. Creo que es positivo que esto sea así con el objetivo de no forzar a que aquellos estados en los que existe mayor grado de protección de la salud del trabajador, como sucede en España en sectores no incluidos en el R.G.N.B.S.M., vean incrementados sus valores límite vigentes en la actualidad por la convergencia con otros países de la Unión Europea. Es de esperar que, con el paso del tiempo, y así lo recoge la directiva, este valor máximo europeo sea revisado y pueda tender hacia el contemplado en los países más avanzados en este aspecto.

INS

El INS ha ofrecido su colaboración a la empresa de prevención para diagnosticar de manera precoz los posibles casos de silicosis. ¿Ha cerrado algún acuerdo? ¿Qué podrían aportar?
El diagnóstico precoz de las enfermedades ocupacionales de tipo respiratorio, el cual permita apartar al trabajador afectado de la fuente de exposición y evitar de esta forma que su enfermedad progrese, forma parte de la actividad preventiva del Instituto desde su creación, hace ya casi cincuenta años. La firma de acuerdos para ello no es imprescindible ya que como servicio público esta evaluación médica está recogida entre las pruebas que realiza nuestro servicio de salud. De hecho, cada día son más los organismos que nos remiten pacientes para diagnóstico. A la actividad histórica del Instituto es necesario añadir la gran experiencia y formación que acumula el personal que actualmente desarrolla este trabajo en el servicio de neumología ocupacional, así como el volumen de pacientes recibidos anualmente en relación con la enfermedad, unos 1800 el pasado año. Todo ello, junto con la aplicación de los protocolos de la OIT en nuestros diagnósticos permite incrementar la confianza en el dictamen proporcionado.

Están preparando un estudio con los datos relativos a 2019 que presentarán en marzo, ¿qué datos puede adelantar?
Efectivamente, cada año el Instituto publica los datos de nuevos casos de neumoconiosis y silicosis recogidos en el ejercicio de la actividad asistencial a lo largo de los primeros meses del siguiente ejercicio. Durante los dos últimos años la actividad llevada a cabo en relación con estos diagnósticos se ha incrementado, en gran parte por la dedicación en exclusiva del personal del servicio a la neumología ocupacional, lo cual ha contribuido a que el número de nuevos casos detectados haya aumentado. En la actualidad es pronto para poder adelantar información sobre los datos del año 2019 ya que aún estamos pendientes de su tratamiento. En un asunto como este, lo más prudente es esperar a conocer la información procesada.

El INS tiene un acuerdo con la Federación de España de Marmolistas ¿en qué consiste y en qué punto está?
El acuerdo con la Federación Español de Marmolistas está aún en fase de preparación. El objetivo de este futuro acuerdo no es otro que el que el Instituto lleve a cabo aquello para lo que se creó, y que desde sus orígenes desarrolla, como es la mejora de la prevención en relación con los riesgos la salud respiratoria de los trabajadores en sus centros de trabajo, es decir, la prevención primaria de la enfermedad. Esto se viene realizando ya desde el año 2011 con la Asociación de Marmolistas Asturianos, y desde el inicio de nuestra actividad en el sector de la minería del carbón, fundamentalmente. Para ello, se revisan y proponen medidas preventivas de tipo técnico, se realiza también un seguimiento de las medidas preventivas generales con respecto a la SCR y se participa también de la vigilancia de la salud de los trabajadores en cuanto al riesgo generado por el agente.

Algunos porcelánicos contienen un porcentaje del 11% de sílice cristalina. ¿A menos porcentaje menor riesgo o la incidencia está en el nivel de protección del trabajador independientemente del porcentaje?
En este caso hemos de puntualizar que la incidencia y el riesgo dependen de la patología considerada. Hasta la declaración como cancerígeno de la SCR, la principal consecuencia reconocida de su entrada en el sistema respiratorio era la generación de silicosis. Efectivamente esta patología es, de acuerdo con la información de la que se dispone en la actualidad, un problema de dosis. El incremento de la dosis de sílice recibida supone una mayor probabilidad de contraer silicosis, sin obviar otros aspectos. Fruto de esta dependencia de la dosis y, a priori, también del porcentaje de SCR del material, se establece la periodicidad recomendada para la realización de radiografías en el Protocolo de Vigilancia Específica de la Salud.
En el caso de la consideración del agente como cancerígeno, esta correspondencia entre dosis, y por lo tanto contenido en sílice del producto, y probabilidad de adquirir la enfermedad no está demostrada, lo cual provoca que no exista un nivel seguro el cual permita afirmar que no hay riesgo de contraer la enfermedad.

El Código Técnico de la Edificación ya incluye un documento sobre la protección frente a la exposición al radón. ¿Qué aspectos destacaría de la nueva normativa?
El código técnico de la edificación ha transpuesto, parcialmente, la normativa europea al respecto de la inhalación de gas radón, segunda causa de cáncer de pulmón sólo por detrás del consumo de tabaco de acuerdo con la OMS. El documento HS6: Protección frente a la exposición al radón del CTE ha tenido en cuenta el estado del arte existente en el momento en cuanto al comportamiento del gas desde un punto de vista técnico que permita aplicar las mejores medidas para prevenir su afección a la salud de las personas en su lugar de residencia, así como también, de manera indirecta, en su centro de trabajo. Es de destacar el establecimiento de pautas para la estrategia de muestreo en las construcciones habitadas, así como también el conjunto de medidas preventivas que el documento propone, en función de la zonificación del territorio español que se realiza tomando como base los niveles de radón de los que se tiene conocimiento en la actualidad.

¿Tienen prevista la programación de jornadas técnicas sobre exposición a la sílice cristalina en el sector de la piedra?
El Instituto Nacional de Silicosis celebrará durante la segunda mitad de este año el cincuentenario de su fundación. Dentro de estos actos existirán diversas actividades programadas, entre las cuales a buen seguro será posible la inclusión de jornadas de tipo técnico sobre exposición a sílice cristalina respirable en el sector.

    Print       Email
600x100 maser abril   
Banner 900x200 silica
neolith-focus-piedra-120x600  
banner focuspiedra