Eole Pulecantos

banner-INALCO-FOCUS-PIEDRA
Cargando...
Usted está aquí:  Home  >  Noticias  >  Artículo actual

Claves para identificar las calidades de la piedra natural

Por 

Los parámetros de calidad en el mármol, granito, areniscas, calizas o pizarras no son los mismos, cada material tiene un lenguaje propio de calidad basado en la mayoría de los casos en criterios subjetivos y estéticos. Les contamos las claves para identificar las calidades de la piedra natural.

    Print       Email
terra

Identificar las calidades de las diferentes variedades de piedra natural no es un secreto para la mayoría de los profesionales del sector, sin embargo, para muchos de los prescriptores y clientes finales, conceptos como gabarros, coqueras, rasa o refoyos, son totalmente desconocidos al igual que los indicadores estéticos que determinan la calidad y el precio de un producto pétreo o la heterogénea nomenclatura y variabilidad del número de categorías de las calidades.

La clasificación de los bloques de piedra natural de cualquier variedad es el primer eslabón en la cadena de la categorización de calidades. La conocida como marcación de los bloques es un arte que pocos dominan y que permite anticiparse en mucho casos a cómo va a resultar el material durante la elaboración posterior.
El tamaño de los bloques, su morfología, las tonalidades, el grosor, la orientación de las ventas, manchas, fisuras, etc, son solo algunos de los criterios que marcarán las principales diferencias en las calidades que pivotan de forma diferente en el caso de los mármoles, granitos, calizas, areniscas, travertinos y pizarras.

En el caso de las pizarras, a una normativa estricta se suman las exigencias y los sellos de calidad de los principales países importadores como es el caso de Francia.

Calidades de mármol
La veta es normalmente el principal indicador de la clasificación de las calidades que hacen los fabricantes. La bicotomía habitual se traduce en que cuanta más veta tenga el mármol, más barato y cuanto menos veta, más caro. Sin embargo, la nomenclatura utilizada por cada fabricante y el número de subcategorías en los niveles de calidades es muy variopinto y pueden distinguir desde tres calidades hasta más de diez.

En el caso de los mármoles blancos griegos, Silverio Dobón de la empresa Mundo Pétreo, que dispone de un stock de 5.000 metros cuadrados en su almacén de Madrid de estos materiales, es un experto en la materia.

Blanco Thassos comercial A2.

Blanco Thassos comercial A2.

Señala que cada proveedor no siempre utiliza la misma nomenclatura de calidad pero que en líneas generales el mármol Blanco Thasoss se divide en Extra, A, A1, A2, y A3.
En su opinión la calidad tiene que ver solo con el aspecto estético y no con las cualidades físico-mecánicas de los materiales. En el caso del mármol griego Blanco Thassos, en el que son especialistas, afirma que “en la calidad Extra la tabla es muy blanca y puede tener algún pequeño cristal”. En el caso de una categoría inferior, los cristales son más gruesos y puede contar con algún punto de color gris. La denominada A1 además de todo lo anterior, tendría alguna pequeña veta fina, en la calidad A2 además de lo anterior, tendría alguna veta gruesa y alguna sombra. La peor versión del Blanco Thassos, la A3, sería un material en donde las sombras serían más gruesas y además de alguna veta habría algún pequeño coquero o agujero.

“En la última calidad comenzaría a aparecer también óxido y fisuras y coqueros más grandes”, señala Silverio.
Las diferencias de precio según las calidades son importantes, así el metro cuadrado del Blanco Thassos Extra es de unos 300-400 euros frente a los 185 euros el metro cuadrado de un A2. En general, el descenso de precio por categoría de calidades es de un 25%.

En el caso de materiales marmóreos como el Blanco Dolomita y el Volakas, la diferencia de calidad viene marcada por el tipo de veta y que ésta estéticamente sea armoniosa y esté bien repartida por todo el tablero.

Mármol Blanco Goya 1ª calidad

Mármol Blanco Goya 1ª calidad

Marian Martínez es la gerente de la empresa Telmar, Taller de Elaboración de Mármoles, especializada en mármoles turcos como el Blanco Goya o el Blanco Ibiza y con un almacén de 40.000 metros cuadros. Explica que cada material tiene su propia clasificación de calidades y que la variabilidad es importante.
Para el mármol Blanco Goya procedente de Turquía, las calidades están divididas en: “Extra”, “Clásica” -considerada de segunda- y “Comercial” considerada de tercera.
“Cuanta menos veta tiene, de mejor clasificación y calidad es el material Blanco Goya”, afirma.

Tal y como comenta Marian, la calidad que más se comercializa es la “Comercial” aunque en su almacén disponen de las tres calidades en muy diferentes formatos tanto de baldosa desde 30x30x2 hasta el 60x60x2 como de tabla de todas las medidas.

Blanco Ibiza CSR

Blanco Ibiza CSR

En el caso del mármol Blanco Ibiza también procedente de Turquía, existen hasta 13 calidades diferentes pero ellos se limitan a la comercialización de cinco. La nomenclatura que se utiliza es OK1 para el material extra siguiendo en la escala OK1, K1, OA1, A1 y CSR.

El material de mayor calidad es el que tiene un fondo totalmente blanco con menos vetas o alguna nube, mientras que este mármol en su última calidad tiene mucha más veta.
Nuevamente la estética determina la calidad de un material y en ocasiones se dan paradojas como que “hay gente que no ha elegido una primera calidad porque le parecía tan perfecto que decía se asemejaba a la cerámica y que no parecía un material natural”.

Algo parecido sucede como el archoconocido Crema Marfil en donde calidades no consideradas superiores como la “Clásica” o “grano de arroz” cuentan sin embargo como una magnífica calidad desde el punto de vista físico-mecánico y sin embargo a menudo son despreciadas por el mercado.
También el Negro Markina está muy condicionado por las tendencias estéticas que priman la ausencia de veta y el fondo completamente negro. Así, en el Negro Markina, el fondo nítidamente negro con veta imperceptible es mucho mejor valorado que otra de sus versiones con mucho fósil pero con una calidad superior como es el denominado “Markina de Sardina”.

Los bajos porcentajes de material extraído de las canteras de mármol en primeras calidades obliga a los extractores a buscar soluciones de todo tipo para dar salida a los bloques de peor calidad, soluciones decorativas con formatos pequeños y originales, acabados que enmascaren las vetas u otros.
Otra de las soluciones es la elaboración de los bloques de peor calidad en tableros por parte de la propia cantera, esto permite aprovechar al menos un porcentaje alto del bloque que en un principio estaría desterrado del mercado.

Rosa Porriño Comercial

Rosa Porriño Comercial

Granitos
Las calidades de los granitos según Marcelino Martínez de la compañía Grupo Marcelino Martínez estarían tipificadas en tres: PRIMERA, MEDIO ó COMERCIAL y SEGUNDA.
Los granitos de primera son un material uniforme con una misma tonalidad y sin ningún defecto perceptible. En el caso de la calidad “medio o comercial” sobre todo destaca algún pequeño cambio de tonalidad y por último la llamada “segunda” que es la que presenta manchas, gabarros (puntos negros) o concentraciones que son la acumulación de uno o varios componentes (cuarzo, feldespato) de tamaño mayor al habitual que rompe la uniformidad del material.
“Los bloques de peor calidad presentan grandes cintas, concentraciones o gabarros aunque conservan las mismas características físico-mecánicas de la primera calidad”, explica Manuel Martínez.

En lo que se refiere al granito, los porcentajes de material de primera calidad son más altos que en el caso del mármol pudiendo hablarse de un 50% del material extraído de cantera que puede clasificarse como de primera calidad de frente a un 25% con calidad comercial, y 25% de segunda.

Las diferencias de precio que hay entre las diferentes calidades que se comercializan por metros cuadrado en materiales nacionales, para tablas, puede estar entre 2 € y 6 € el metro cuadrado. Para el bloque, la diferencia escala a entre 50 y 200 € /m2.
Los materiales de importación son los que acumulan una mayor diferencia de precio según las calidades. Para la tabla, entre 9 y 18 € m2 entre la peor y la mejor calidad, y para el bloque de entre 300 y 500 € /m3.

Bloque de caliza Tina.

Bloque de caliza Tina.

Calizas
En las calizas la calidad viene marcada fundamentalmente por la morfología del bloque, -que sea cuadrado y grande- y por la calidad del material. Y la variabilidad del número de calidades depende principalmente de las exigencias del mercado y del fabricante. Así, empresas como Solancis cuenta con 8 variables calidades para la caliza Moka mientras que hay empresas que solo tienen dos calidades.

En el caso de la caliza Tina que comercializa la empresa Bagia Stone Group, el fabricante establece seis categorías según la calidad de los bloques y en función de marcadores como el tamaño del bloque, la escuadría del mismo, la intensidad de rasa, los sedimentos de carbón que hacen rayas o imperfecciones y el denominado “pelo” que son las grietas pequeñas o microfisuras del material. Cuanto más homogéneo sea el bloque, siempre será de una mayor calidad.

“La primera calidad es siempre el bloque más fácil de vender por el aprovechamiento que tiene en el telar y porque en muchos casos solo supone el 5% de la producción total de una cantera”, afirma Javier Barinagarrementeria, gerente de Bagia Stone Group.

Los materiales de segunda calidad, que en muchas ocasiones cuenta con subcategorías, suponen el 60% de la producción y el 30% restante es el considerado material de tercera que es el más complicado de comercializar.

Las diferencias de precio entre una primera y una tercera de la caliza Tina Menor, la diferencia es de un 50% en muchos casos. De ahí, que los materiales de peor calidad se utilizan básicamente para escolleras, muros de contención o trabajos como bordillos abujardados.

Tablas de caliza
“El marmolista valora que la tabla sea lo más grande posible porque aprovecha mucho mejor el material y que tenga una homogeneidad en cuanto a color y a imperfecciones los gabarros” señala Javier. Por ello, en muchas ocasiones en función de la calidad del bloque se utiliza para un tipo de acabado o para otro, una fórmula que permite mejorar los márgenes y la competitividad de los bloques con un aspecto estético mejorable pero con buena calidad.

Elaboración de bloque de arenisca Incomar.

Elaboración de bloque de arenisca Incomar.

Areniscas
Las areniscas como material sedimentario que no admite pulido simplifica la clasificación de calidades en tres: “bloque cortabloques” –el escalafón más bajo en calidad- que normalmente es un bloque con forma de bola, el bloque telar, que es un bloque grande pero con posibles imperfecciones y el bloque de exportación que está cortado a hilo en todas sus caras y se ha comprobado su buena calidad.
Pero además de la apariencia del bloque otro de los aspectos que se valora “es el movimiento visual o la uniformidad en general del material”.

Elementos como las arcillas, ramas o troncos fosilizados que pueden aparecer incrustados en los bloques de areniscas serán considerados como elementos que merman la calidad. El porcentaje de bloques de baja calidad en canteras de arenisca es muy variable en cuanto a porcentajes “pero en muchos casos la partida calidad para exportación, es decir, de primera calidad, no supera el 15%” en este tipo de variedad pétrea.
Tal y como afirma Javier: “la gran dedicación de los canteros es cómo sacar al mercado todo el volumen de material extraído en la cantera ya sea de mejor o de peor calidad”.

Bloques de travertino de Cantursa

Bloques de travertino de Cantursa

Travertino
La empresa Canteras de Turquía (Cantursa) es en la actualidad uno de los principales importadores españoles de travertino turco con cantera propia en Turquía. Fuentes de la compañía señalan que el nivel de compactación de bloque es fundamental para determinar la calidad del mismo. En su caso, distingue dos tipos de calidades: “Primera” y “Cortabloques”. “Que el bloque sea compacto, que las coqueras no tengan un tamaño superior a un euro, que tengan un color homogéneo, porosidad homogénea y una medida de más o menos 4 metros cúbicos”, se atribuye habitualmente a los bloques de mayor calidad, afirman.

Desde la empresa hacen personalmente el marcaje y selección de los bloques por calidades, sin embargo, apuntan a que en el mercado del travertino en general por las características del mismo, también hay un importante porcentaje de bloques con una difícil salida en el mercado. “El cliente busca primera calidad que es lo que nosotros comercializamos”.

El importante porcentaje de bloques de travertino que en general se extraen de las canteras con forma de bolo, triángulo o bloques deformes, normalmente quedan en el mercado doméstico para productos como la sillería o los bordillos. Nuevamente, como ocurre con otros materiales, este tipo de calidades es lo que más cuesta vender y las diferencias de precio pueden ser un de un 50%.

cupaclad-instalacion

Pizarras
La normativa y control de calidad para la pizarra es seguramente la más exigente de todas las variedades de piedra natural. Juan López, director de calidad de Cupa Pizarras, lo corrobora. Además de la caracterización del producto mediante ensayos físico-mecánicos que realizan religiosamente todos los años y en donde se analiza la absorción de agua, el porcentaje de carbonatos, la resistencia a la flexión o el choque térmico entre otros, se suma la clasificación de calidad de acuerdo a las características dimensionales de la pizarra.

Cupa Pizarras establece básicamente tres categorías de calidades: exportación, segunda calidad y tercera calidad. La planicidad del material, la ausencia de cortes, rosetas (carbonatos blancos) y “refoyos” (alteraciones del plano), determinarán una calidad de primera o de tercera.

Es después del corte cuando los operarios comienzan con la reclasificación de las piezas de pizarra de acuerdo con la norma 2859 y en donde se analiza las dimensiones de escuadra, la planicidad de la teja, longitud y anchura y la rectitud de los bordes.

“Hacemos también un control preventivo de los lotes de pizarra antes de llegar al almacén para evitar sorpresa”, afirma Juan López, director de calidad de Cupa Pizarras.
En el caso de la pizarra para techar que tiene como destino Alemania y que por el sistema de colocación que se utiliza en el país teutón exigen la perforación de las piezas, el control de calidad exige una prueba más. El operario hace sonar cada una de las tejas con un martillo para verificar que el sonido que desprende es similar al de una campana, en cuyo caso queda verificado que el material no sufre roturas.

Por otra parte, el mercado francés, primer importador del mundo de pizarra, cuenta con una normativa mucho más exigente que el marcado CE para la colocación de pizarra, concretamente con el sello NF.

600X100 kIMROCK
    Print       Email
Lapitec banner 900x 100 px
neolith-focus-piedra-120x600
http://www.insemactools.es/