Eole Pulecantos

banner-INALCO-FOCUS-PIEDRA
Cargando...
Usted está aquí:  Home  >  Noticias  >  Artículo actual

El taller de cantería de la Politécnica de Madrid, un referente para las escuelas de arquitectura

Por 

    Print       Email
BANNER_TERRA_BYCUPASTONE

Estudiantes del Taller de Cantería de la Universidad Politécnica de Madrid.

El taller de cantería de la Universidad Politécnica de Madrid es un espacio ideado para los estudiantes de arquitectura que lleva en marcha diez años. Es un proyecto único dentro de la oferta formativa de las universidades de arquitectura españolas y constituye una de las asignaturas llamadas “de libre elección”. Cuenta con una demanda extraordinaria. En la actualidad participan en el mismo dos grupos de 17 alumnos. El director del mismo es Enrique Rabasa, quien afirma que “el taller es posible gracias al trabajo del escultor y dibujante Miguel Sobrino, que lo atiende continuamente”, aunque también colaboran con César Cabeza, cantero que trabaja para el Patrimonio Nacional.

En la asignatura Taller de Cantería los estudiantes emplean cincuenta horas. La mayor parte del tiempo labrando la piedra, por procedimientos enteramente manuales, con macetas, punteros, gradinas, cinceles. Cada uno suele terminar tallando un sillar o dovela para un arco o bóveda, a partir de un bloque inicial. Pero antes que eso, y según los trabajos en desarrollo, es necesario definir formalmente el resultado que se pretende, es decir, dibujar, para entender bien la forma que se busca y su relación con el conjunto del que formará parte, aclarando posibles dudas. Finalmente las piedras deben ser montadas, en seco para ciertas experiencias en seco, y para otras elaborando morteros y pastas tradicionales para otras.

Según Enrique Rabasa, “el resultado más inmediato es que entiendan el material. Todo el mundo sabe que la piedra pesa y es dura, pero en el taller eso se siente, se conoce directamente. Se advierte cómo resiste y cómo rompe, que es un material anisótropo, que la dureza no es lo mismo que la tenacidad, etc. Sin embargo, un objetivo fundamental para nosotros es que se acerquen al trabajo del cantero”. Los que cursan el Máster de Restauración y los alumnos de grado, que suelen seguir también esa línea de especialización, no se forman como canteros, pero sí son capaces de entender lo que es posible en este oficio y lo que no. “Son capaces de hablar con el operario que tiene que resolverles un problema de restauración, con cierto conocimiento de causa. Muchos de ellos, lógicamente, se interesan por las posibilidades de empleo de la piedra natural

en obra nueva. Y alguno hay que ha terminado por aficionarse al trabajo del escultor”, afirma Rabasa.

La empresa Levantina The Natural Stone Company es quien proporciona los bloques de piedra con los que se trabaja en el taller.

En la actualidad han iniciado la construcción de un quiosco abovedado de piedra compuesto por más de doscientas cincuenta piezas diferentes. Cada una de ellas enteramente tallada por un estudiante, señalándola después con una marca de cantero que la identificará, y montándola en su lugar con un mortero tradicional de cal y arena. “Además de esto hemos llevado a cabo algunas experiencias interesantes desde el punto de vista de la mecánica y la estabilidad, como unos arcos móviles (sus lechos eran curvos para permitir el movimiento), o una bóveda plana semejante a la que se puede encontrar en el sotocoro de la basílica de El Escorial”, señala el director del taller.

En este momento tienen en marcha la talla de algunos aparejos, como una bóveda de arista muy rebajada, semejante a las que son habituales en Palma de Mallorca y que son explicadas en un tratado del siglo XVII, del maestro Joseph Gelabert. “Recientemente he publicado un trabajo sobre este tratado y también se están desarrollando artículos sobre el tema. El taller nos permite comprobar si lo explicado en ese texto es materialmente posible, o razonable, o bien mejorable.”

Lo más llamativo en lo que están trabajando en la actualidad es la elaboración de un par de enjarjes de bóveda de crucería, que son una parte esencial y muy interesante de los abovedamientos góticos. Esto está en relación con algunos de los trabajos del grupo de investigación del que Enrique Rabasa forma parte y de un proyecto de investigación del Plan Nacional de I+D que dirije. Se pueden seguir las actividades de este grupo en el blog: www.estereotomiadelapiedra.blogspot.com y la página de Facebook: www.facebook.com/estereotomia.delapiedra.

“Buscamos la utilidad en proyectos de investigación. En este sentido, creo que hay un gran campo por cubrir, que es el de la puesta al día de procedimientos canteriles para atender, no sólo a la elaboración de elementos clásicos, sino también para entender y resolver los problemas formales de la arquitectura tardogótica, que, lejos de ser un caso particular, constituye una parte enorme de nuestro Patrimonio, y, por ejemplo, es el tipo de arquitectura más común en nuestras catedrales”, explica Rabasa.

zp8497586rq
600X100 kIMROCK
    Print       Email
Lapitec banner 900x 100 px
neolith-focus-piedra-120x600  
http://www.insemactools.es/