Eole Pulecantos

banner-INALCO-FOCUS-PIEDRA
Cargando...
Usted está aquí:  Home  >  Noticias  >  Artículo actual

Luis Sabán, Mármoles Luismar: “Siempre hemos apostado por la inversión en maquinaria de última tecnología”

Por 

    Print       Email
BANNER_TERRA_BYCUPASTONE

El apellido Sabán está ligado a una saga de marmolistas madrileños con una larga trayectoria. Luis Sabán (Madrid, 1957), actual gerente de Luismar, pertenece a la séptima generación de marmolistas de una familia que despuntó en este negocio en una época en la que la principal fuente de ingresos llegaba del arte funerario. Su abuelo estudió en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, dedicó su vida al oficio de escultor, trabajando para la Casa Real durante el reinado de Alfonso XIII.

luis saban y familia

Luis Sabán en el centro junto a su mujer Elvira y sus hijos.

Luis Sabán todavía conserva una factura que constata la realización de varios trabajos que su abuelo realizó en el cementerio de San Isidro en 1920, años desde los que Luis Sabán es capaz de comenzar a reconstruir la historia empresarial de la familia.

El alto San Isidro en Madrid vio florecer un prolífico negocio que llevó al abuelo de Luis Sabán a contar con 50 obreros en su marmolería hasta que la crisis tocó a su puerta y tuvo que empezar de cero. Compró un terreno y una casita pegada al cementerio de Carabanchel y empezó a hacer sepulturas junto con su hijo primogénito, Emilio.

Emilio era el mayor de los cuatro hermanos y quien aprendió el oficio de su padre hasta que junto con el resto de los hermanos -incluido el padre de Luis Sabán- decidieron poner en marcha una fábrica de mármol en Fuenlabrada a la que llamaron Mármoles Sabán para dedicarse principalmente a obras y cementerio.

marmoles luismar2

Luis Sabán creció así en una familia de marmolistas y quizás por ello decidió estudiar Maestría Industrial Delineante. Cuando acabó empezó a estudiar para ser aparejador pero abandonó 12 meses después para iniciar una aventura que le llevaría hasta donde está hoy, dirigiendo una empresa con 22 empleados y siendo una de las marmolerías de referencia en Madrid.

Los inicios de Luismar empezaron a escribirse cuando su padre le cede un terreno que tenía en Fuenlabrada y le animó a montar una marmolería en una nave de apenas 150 metros cuadrados. Corría el año 1980 cuando Luis Sabán tenía 23 años y junto a su mujer Elvira, quien le acompañaría en su viaje vital y empresarial hasta hoy, creó Marmoles Luismar. Compraron un disco torpedo y una pulidora y comenzaron un proyecto que les llevaría más lejos de lo que nunca imaginaron.

“Empecé haciendo encimeras para baños y un carpintero me hacía los muebles de madera. Metía varias encimeras en la furgoneta y me iba a ofrecerlas a las empresas más importantes de cocina y baño de Madrid. Les enseñaba lo que hacía, y aunque al principio no me hacían ningún caso, más tarde empezaron a encargarme trabajos y tuve mucho éxito”, cuenta Luis Sabán.

Uno de los puntos de inflexión de la empresa fue la especialización en la fabricación de encimeras de cocina y baño. “Los marmolistas hacían cementerio y obras y nosotros fuimos de los primeros”. Sin embargo, el verdadero despegue económico de la empresa llegó fruto del azar.
“Estábamos ubicados en una zona donde había muchas empresas dedicadas al frío industrial y por cercanía, empecé a hacer todo tipo de trabajos para ellos. En 1985 teníamos como clientes a 20 empresas que se dedicaban al frío industrial y hacíamos de todo: supermercados, locales, suelos, fachadas, vitrinas de ónix…”.

El ascenso económico les llevó a diferentes ampliaciones de sus instalaciones que ahora mismo ocupan 2.500 metros cuadros de fábrica y 7.000 metros de zona de almacenamiento al aire libre.

Maquinaria
Luis Sabán ha apostado siempre por la tecnología. “La empresa ha evolucionado mucho gracias a la maquinaria de última generación adquirida. Cuando compré la primera máquina pulecantos fue una gran inversión en su día. Era la máquina que más horas trabajaba, gracias a ella que hacía canto redondo, medio baquetón y canto recto, pudimos dar una terminación muy buena en los cantos y rapidez en la ejecución de las encimeras”.

En la actualidad cuenta con siete máquinas: dos controles numéricos de Breton, dos pulecantos Comandulli, una cortadora de cinco ejes con doble mesa de GMM, una cortadora de cinco ejes de mesa de gran formato de GMM y una waterjet también de GMM. Además, no descarta incorporar otra waterjet en un futuro.

Trabajo realizado por Luismar para el restaurante Saddle.

El 75% del negocio de Luismar se centra en la fabricación de encimeras y el resto en obras en donde prima la calidad frente a la cantidad.

instalacion piedra-marmoles luismar

Cuentan con un amplio abanico de clientes entre tiendas de cocina, decoradores y arquitectos, y promotores y presumen de que “hacemos todo con personal propio de la empresa, tanto la elaboración como el montaje”.

“La gente sigue apostando por la piedra natural pero los compactos y porcelánicos están en auge porque están imitando muy bien y están mejorando. Estamos fabricando mucho porcelánico. Las tablas son muy grandes y se aprovecha más el material. También la herramienta ha mejorado mucho”.

Planes de futuro
“Tenemos ilusión y ganas de trabajar con el apoyo de mis dos hijos que están integrados en la empresa”, afirma.

Entre los planes de futuro de Luismar está actualizar la exposición de 80 metros que tienen. “Íbamos a hacer un showroom, pero era una inversión importante y preferí invertir en maquinaria”. Como alternativa tienen una zona de exposición con mármoles, granitos, compactos y porcelánicos.

600X100 kIMROCK
    Print       Email
600x100-marmolspain
Lapitec banner 900x 100 px
neolith-focus-piedra-120x600
http://www.insemactools.es/